Emprender un negocio sin estar presente ¿Es posible?

Emprender un negocio sin estar presente

Estoy seguro de que el 99% de las personas que lean este artículo entrarán pensando que no es posible. No obstante, en la actualidad, tenemos ejemplos de negocios que han salido a flote sin la presencia de su creador o presidente. Es cierto que no es lo más recomendable, pero os enseñamos a emprender un negocio sin tener que estar presentes.

  1. Contrata a una buena plantilla

Los trabajadores serán tus ojos, así que necesitarás los mejores ojos posibles para conocer la situación de la empresa de forma precisa en todo momento. Esto nos va a costar bastante dinero, pero es la única forma de poder dormir tranquilos, que es tener a los mejores trabajadores posibles en los puestos de trabajo disponibles.

  1. Delega

No sólo tendrás que crear una buena plantilla, sino que tendrás que conformar una escala ejecutiva que se encargue de las distintas funciones que existen en una empresa. Conforme un buen organigrama y delega tus funciones en los distintos cargos ejecutivos, como, por ejemplo, los jefes de plantilla, jefes de Recursos Humanos, supervisores, etc.

  1. Automatiza mediante tecnología

Hemos dicho que no estaremos presentes, pero no hemos mencionado nada de no controlar tu empresa ¿Verdad? Pues la tecnología no sólo nos facilita la vida, sino que nos permite conocer cualquier cosa de la empresa, si contratamos un sistema informatizado, claro.

Gracias a las bases de datos, programas, fichas electrónicas, etc., cualquier jefe puede conocer todos los movimientos que se hacen en su empresa desde su casa.

  1. Vigilancia

También es posible construir todo un sistema de video vigilancia en la empresa que permita la grabación y transmisión de datos de forma audiovisual. Obviamente, no podremos instalar videocámaras en lugares privados, como aseos, ya que vulneraríamos derechos fundamentales de los trabajadores.

  1. Dar poderes generales

Esta práctica se suele hacer con los administradores de una empresa, en la cual el emprendedor o empresario otorga al administrador o administradores poderes generales de la empresa, es decir, poder de hacer y deshacer lo que le venga en gana.

Para hacer esto correctamente, tendremos que tener a una persona de confianza, ya que aquí no delegamos ninguna función, sino que estamos dando plenos poderes a una persona sobre tu propia empresa.

En líneas generales, con eso sería suficiente para poder manejar una empresa sin estar presente, de forma física, en ella. De todos modos, esto es una práctica que se lleva a cabo cuando la empresa lleva un tiempo funcionando, no cuando acaba de comenzar. Por tanto, esto sólo es información, nuestra recomendación es que estéis presentes en la empresa.

Otros temas que puede consultar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *